Un turista coreano paseaba por Florencia (Italia), decidió unirse a un grupo de músicos locales que tocan en la calle, lo que culminó en un hermoso recital.