miércoles, 15 de abril de 2015

Un bolero llamado "Reloj"

En el año 1965 el autor de esta vivía en la colonia Lindavista de la ciudad de México, en la calle de Managua, una diagonal que inicia entre las avenidas Politécnico y Montevideo... algo así como a 70 metros de la residencia de don Roberto Cantoral y su familia. La entrada de la casa estaba situada en la calle Buenavista número 230 y en el jardín de este umbral había una fuente construida con la forma de una guitarra. La entrada del automóvil se encontraba con la puerta de la cochera que estaba matizada con la letra (de la partitura musical) de su bella composición "El Reloj". La casa, con el tiempo, ha sido reformada, pero sigue conservando dicho homenaje.

Sobre el origen de esta canción relatan que...
"Encontrándose en el Hospitalde Benefencia Española en Tampico, cuando era atendida su esposa, el galeno le informó a don Roberto Cantoral, que la ciencia había realizado todo lo que estaba a su alcance... y la señora no pasaría de esa noche".

"En las paredes de dicho hospital, había un reloj, al que no dejaba de ver, como testimonio del anunciado desenlace; así nació esta célebre composición", que se convertiría en un himno sentimental de Latinoamérica.

Roberto Cantoral. Sentado en una butaca afuera de la fría sala del hospital en donde los médicos trataban a su esposa, el prolífero artista agarraba papel y lápiz para lanzar al mundo sus más tiernos sentimientos y pena por lo que pudiera pasarle a su amada. Y quiso detener el tiempo. Quiso que el reloj que tenía enfrente…no marcara las horas…

Sin duda alguna "Reloj" es uno de los boleros más versionados en la historia de la música popular, trascendiendo fronteras. En Guatemala no es la excepción nuestros amigos del Trio Los Nobles también es de las canciones que nunca falta en su repertorio, por supuesto también parte de la programación de "El Baúl De Los Recuerdos".

Radio Ayer "Compartiendo tus recuerdos... ¡Siempre!"


Reloj, no marques las horas
porque voy a enloquecer,
ella se irá para siempre
cuando amanezca otra vez.

No más nos queda esta noche
para vivir nuestro amor,
y tu tic-tac me recuerda
mi irremediable dolor.

Reloj, detén tu camino
porque mi vida se apaga,
ella es la estrella que alumbra mi ser
yo sin su amor no soy nada.

Detén el tiempo en tus manos,
haz esta noche perpetua,
para que nunca se vaya de mí,
para que nunca amanezca.

Fuente: http://www.xn--maanisima-m6a.com/ y http://intercambiosos.org/
Foto: http://www.formula-romantica.com/